NUESTRA HISTORIA

En el año de 1976 el ilustre Tulueño por adopción don Arturo Guevara Medina, en un gesto de Amor por la ciudad que le abrió sus brazos y le permitió conformar una maravillosa familia puso a disposición sus terrenos para que allí se construyera un Parque Cementerio que con los años se convirtiera en punto de referencia de la Ciudad.

A este proyecto se unieron otros ilustres Tulueños que también se distinguieron por su infinito amor a su terruño. Entre ellos podemos nombrar al señor ALONSO LOZANO GUERRERO, hombre cívico por naturaleza, al señor JAIME GONZALEZ, destacado profesional de la Contaduría, al señor BERNARDO GARTNER OSPINA, primer administrador del Parque Cementerio, la Parroquia San Bartolomé, representada por el sacerdote MIGUEL ANGEL ZUÑIGA.

Gracias a ellos y a todos  los que creyeron y apoyaron este proyecto hoy podemos celebrar estos 40 años de existencia de Nuestro Parque Cementerio, cuenta con unas excelentes vías, bella arborización, capilla con capacidad para 300 personas, columbario, plazoleta de los fundadores, moderna construcción en altura para restos y cenizas, cafetería, plazoleta para descansar en compañía de familiares y amigos.

alonso lozano guerrero

Alonso Lozano Guerrero

arturo guevara

Arturo Guevara

jaime gonzalez

Jaime Gonzalez

Celebramos nuestras misas campales en fechas especiales como lo son: el Día de la Madre, el Día del Padre, el Día de los Fieles Difuntos, con una participación de más de 1000 personas por misa. 

En el año de 1998 se construyó la capilla de cremación.  En la actualidad contamos con dos hornos crematorios que nos permiten prestar un oportuno servicio a todos nuestros afiliados y a la comunidad en general.

En el año 2001 construimos nuestra primeras Salas de Velación, ubicadas en el barrio Salesiano, logrando un estilo propio recreando un ambiente muy de hogar, acompañado del cariño, dedicación y profesionalismo de todo el personal que labora para la organización.  En este mismo año empezamos a comercializar nuestros planes de previsión exequial y adoptamos el nombre comercial de Exequiales Campo de Paz.

En el año 2004 abrimos la Sede del Barrio Panamericano que se ha convertido en un centro de atención al cliente, en el momento más crítico que es cuando se recibe la noticia del fallecimiento del ser querido.

En el año 2010 construimos la Sede de Trujillo, siendo la primera sede construida fuera de la ciudad de Tuluá.

SEGUIMOS CONSTRUYENDO NUESTRA HISTORIA

Gracias al apoyo de todos nuestros afiliados y nuestro gran equipo de trabajo.